La modernización del sector forestal

La modernización del sector forestal

En 2016, España ocupaba el puesto número 76 del mundo por superficie forestal (árboles, prados, maleza y vegetación baja), según datos del Banco Mundial, con casi un 56% de su territorio cubierto por bosques.

Desde 1990 hasta ahora, la superficie forestal de España ha crecido un 33%, lo que da una pista de la importancia de los bosques en este país. Sin embargo, el valor social y económico del bosque ha ido creciendo en las últimas décadas, hasta desplazar, en algunas zonas de España, a las producciones directas de los montes. Es decir, se le ha dado más importancia al carácter recreativo y ambiental de los bosques que a los bienes directos generados por el sector forestal. Al menos, estas fueron las conclusiones del III Inventario Forestal Nacional.

Esta realidad trae consecuencias significativas para el sector forestal. Priman las demandas sociales urbanas a los aprovechamientos tradicionales forestales. El sector forestal debe reinventarse y/o adaptarse a las nuevas demandas económicas, incorporando tecnologías y nuevos modelos de gestión.

La economía circular

Según La Estructura Económica del sector Forestal en España en el periodo 2000-2015 , la gestión forestal ha sido un ejemplo de modelo bioeconómico en España desde el siglo XIX. Hoy día se plantea el reto de integrarla en un nuevo modelo de Economía Circular. En este modelo, los bosques forman parte de esta economía como un todo, pero también desde aspectos concretos:

  • Construcción: madera y corcho en lugar de acero, aluminio y hormigón.
  • Textil: fibras de origen vegetal en vez de fibras sintéticas.
  • Biorrefinerías: uso de biodiesel y de resinas naturales  y no petróleo.
  • Freno para el cambio climático (los bosques absorben el 8% de las emisiones de carbono en España). A esto se le suma la gestión y conservación de los recursos hídricos, el desarrollo rural, la reducción de incendios forestales y el fomento de la ganadería extensiva.

 

La digitalización del sector forestal

Decíamos antes que España ocupa más de la mitad de su territorio con superficie forestal. Por tanto, el de la producción de madera es un sector de gran importancia económica en España. El segmento de la madera y el mueble agrupa a más de 22.000 empresas y emplea a unas 100.000 personas.

Este sector de la madera poco a poco va integrando las nuevas tecnologías en sus procesos, sumándose a la conocida como industria 4.0. Ejemplo de ello es la incorporación de la geomática, ciencia que promueve la toma de datos a partir de las TIC. Esto se consigue gracias sensores remotos colocados en satélites y drones o mediante cámaras conectadas. Esta actuación la ha puesto en marcha la Fundación CETEMAS en los bosques de Asturias.

Las empresas que forman parte del Cluster da Madeira en Galicia, por su parte, ha invertido casi un millón de euros en mejoras en el entorno de Industria 4.0. Hablamos de robotización, conectividad total, big data, cloud computing o ciberseguridad aplicados al mundo de la madera.

Otro caso es el  del Grupo Operativo Chainwood, que diseña y desarrolla un software basado en tecnologías blockchain e IoT,  ajustado a todas las cadenas de suministro de la madera que permita a los distintos actores de este sector sacar el máximo partido a sus datos y gestionar el producto de una forma más eficiente en términos de coste, trazabilidad y sostenibilidad.

 

El sector forestal necesita de respuestas y soluciones para equilibrar la demanda social urbana y la demanda económica de la población rural. Solo así se podrá aprovechar todo el potencial de un recurso natural renovable, que genera riqueza y empleo.

No hay comentarios

Deja un comentario

símbolo Chainwood - madera y blockchain

Boletín de noticias

Recibe las novedades del Grupo Operativo ChainWood

Tu suscripción se ha realizado correctamente.